En medio de un homenaje fueron despedidas las víctimas de la tragedia que se presentó el pasado domingo en Portachuelo, municipio de Rosas, Cauca.

En el cementerio central se cumplió el sepelio colectivo de 28 de las 32 personas fallecidas y recuperadas.

El arzobispo de Popayán, monseñor Luis José Rueda Aparicio, presidió la eucaristía que se realizó en el Colegio Santa Teresita.

El Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, efectuó un homenaje en la plaza pública, pues varios de los fallecidos hacían parte de sus comunidades.

En el campo santo, familiares y amigos dieron el último adiós a sus seres queridos.

En Portachuelo fue encontrada una extremidad inferior que de acuerdo a los familiares es de Gersaín Díaz, el hombre de 52 años que faltaba. Sus allegados pidieron que les ayuden a encontrar el resto del cuerpo.

La vía Panamericana fue habilitada, pero con restricciones en el sitio donde se cumplen las labores de rescate.