Juan Carlos Gualdrón, contralor delegado para el posconflicto, señalo mediante un comunicado de prensa que con la colaboración de la contraloría delegada para la inclusión social se llevó a cabo una actividad especial sobre la Unidad de Victimas, con el hallazgo por más de $ 700 millones.

Se puedo evidenciar en dichos descubrimientos un deficiente manejo administrativo a las bases de datos en donde reposan los giros realizados a los beneficiarios del registro único de víctimas, así como la legalización posterior de los giros hechos a los bancos.

De igual manera se encontraron allí mismo, giros a personas fallecidas además de importantes descripciones en los datos registrados por los beneficiarios de la Unidad y la información suministrada por la Registraduría Nacional.

Por otro lado, los hallazgos confirmaron una incapacidad de la Unidad de victimas por soportar actuaciones administrativas que requieren de la disposición de recursos públicos y que estaría ocasionando un grave daño en el manejo y control de la gestión que realiza dicha entidad.

El contralor delegado manifestó que durante este 2022 se hará un seguimiento y control especifico al registro único de víctimas.