Las semillas de girasol se pueden consumir solas, en ensaladas o en dulces. Las pipas de girasol aportan energía y son ricas en ácidos esenciales y minerales como el magnesio.

Las semillas no solamente son deliciosas, sino que estas ofrecen beneficios muy interesantes a nuestro organismo, como mejorar la circulación, esto se debe a los ácidos grasos, que tienen la capacidad de reducir el riesgo de padecer problemas circulatorios, cardiacos o cardiovasculares, como pueden ser el infarto del miocardio.

De igual manera las semillas, favorecen el funcionamiento cerebral, esto es así porque contienen magnesio y fósforo dos aliados increíbles para el cerebro, ayudan a la concentración, y rendimiento mental en general.