La decisión del Consejo Académico de la Universidad del Cauca de ratificar la medida de no apertura del programa de Derecho Nocturno, durante un semestre, generó que los estudiantes se declararan en cese de actividades.

Voceros de los protestantes aseguraron que no han recibido respuestas claras a sus exigencias sobre los altos costos de las matrículas, que ya fueron reducidos en Santander de Quilichao, pero no en Popayán.

La Universidad ha informado que no se abrieron cupos para este semestre, porque se pretende que este sea un programa regular y no del sistema especial de regionalización, de manera que las tarifas se ajusten a los otros programas.

En un comunicado la Alma Máter aseveró que, para garantizar la calidad académica, es indispensable no abrir la convocatoria únicamente en el próximo semestre, dada las quejas, derechos de petición y tutelas impetradas por los propios estudiantes, relacionadas con la disponibilidad de estos espacios de prácticas.

“Actualmente se realiza un estudio de viabilidad financiera y social, que permita sustentar el inicio de la regularización que aplicará a las nuevas convocatorias a partir del primer semestre de 2019, de acuerdo con la disponibilidad de los recursos financieros”.

Pero las explicaciones no fueron bien recibidas entre los estudiantes, que consideraron mantener su movilización hasta que las directivas cambien de decisión, teniendo en cuenta que se afectará a un número considerable de aspirantes.