«El vandalismo, los disturbios y el terrorismo urbano de baja intensidad son los principales enemigos de la protesta pacífica» manifestó el mandatario de los colombianos en su discurso en la ceremonia de ascenso del General Jorge Luis Vargas.

El jefe de estado recordó la importancia de tener herramientas suficientes para combatir las acciones de las personas, que según él, deben ser consideradas como delincuentes o vándalos y que atenta contra los bienes y la tranquilidad de la sociedad.

Así mismo exhortó a los mandatarios locales y regionales (alcaldes y gobernadores) a hacer cumplir las disposiciones y hacer uso de las capacidades que combaten los actos vandálicos y disturbios, ante lo cual expresó «actuar donde se presenten disturbios Y vandalismo en un deber que no puede ser ni soslayado, ni eludido, ni mucho menos se puede presentar en el territorio actitudes conniventes o indiferentes de mandatarios locales frente a esos fenómenos por qué se estaría asistiendo ante un cumplimiento del deber».