Las movilizaciones del 8, 9 y 10 de diciembre, que anuncian las comunidades indígenas, en la ciudad de Cali, serán pacíficas. Así lo manifestaron los líderes ancestrales. Además, estarán encaminadas a visibilizar la problemática que viven los pueblos indígenas como consecuencia de la violencia que se está viviendo en sus territorios.

Violencia, que según los voceros, es responsabilidad del estado colombiano, ante el incumplimiento de lo firmado en los acuerdos de paz y por la falta de garantías para proteger la vida y seguridad de los pueblos nativos.

Ante esta situación los días 8, 9 y 10 de diciembre la ciudad de Cali, según la información indígena, será el epicentro para una propuesta de diálogos humanitarios por la vida, con la perspectiva de retomar un nuevo proceso de paz en Colombia desde los sectores de la población civil y organizaciones sociales y populares para el territorio nacional.

Así lo manifestaron mediante un comunicado las comunidades indígenas pertenecientes al Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC.