El Editorial
Por: Edgar Campos Dorado

Tres hechos históricos han sucedido en el Cauca en el marco de la contienda política reciente, el primero fue el grito de “La Minga por el Cauca”, cuando el Taita Floro Tunubalá, fue el primer y único gobernador indígena (2001-2003), hasta la fecha, elegido sin partido político, fue el fruto de alianzas entre movimientos sociales progresistas, indígenas y afrodescendientes que dio como resultado para la época, la mayor afluencia de votantes en este territorio. El Taita convocó a mestizos, indígenas y afrodescendientes a trabajar unidos para resolver los problemas como: pobreza, corrupción, narcotráfico, violencia y desempleo. La base de su gobierno tenia como finalidad la transformación social y económica, respetando los Derechos Humanos, para que llegara el desarrollo sostenible. Una visión estructurada sobre la filosofía de los pueblos Andinos.

El segundo momento sin precedentes, es la elección de Elías Larrahondo Carabalí, como el primer Gobernador Afrodescendiente para el Cauca, a 17 años del primer sonido estruendoso de los vientos de cambio, Elías Larrahondo, saca más del 44% de la votación y manifestó que “primero es negro que ser Gobernador” y, pone en marcha su plan de gobierno con el respaldo de la coalición “Si es Posible”, conforman partidos tradicionales, organizaciones sociales y comunidades negras.  La filosofía de su gestión esta basada en la inclusión para el desarrollo sostenible. Elías, gobierna en momentos que el departamento es catalogado “el másviolento”, por el asesinato sistemático de lideres sociales,ambientalistas y desmovilizados. Consciente que la violencia del territorio obedece a fallos estructurales del estado en la región, recorre el departamento llevando inversión y planificando acciones para el progreso.

La elección de Francia Márquez, como formula vicepresidencial de Gustavo Petro y la renovación de los senadores y parlamentarios del Cauca, en las pasadas elecciones es otro hito histórico, es una señal clara que al departamento llegaron los vientos de renovación. Francia enaltece su condición de mujer luchadora por su territorio y las mujeres desde su visión ancestral para hacer una política progresista que beneficie las comunidades marginadas, los sin voz, los nadie. El respaldo en las urnas es un claro síntoma, que la escuchan en las regiones más apartadas del país.

También llegan a la Cámara de Representantes: Jorge Hernán Bastidas, Ermes Pete Vivas, Oscar Rodrigo CampoHurtado, Cesar Cristian Gómez Castro, Juan Pablo Salazar(Circunscripción Transitoria Especial de Paz Alto Patía- Norte del Cauca) y, las senadoras Paloma Valencia y Aida Quilcué (Circunscripción Especial indígena). Exceptuando la senadora Paloma Valencia, todos en absoluto llegan por primera vez al congreso. Esto es un indicador que las fuerzas políticas se reorganizaron y los discursos de inclusión e igualdad en el Cauca, tuvieron éxito ante un sentimiento de orfandad del gobierno central, que dejo sin respaldo el Proceso de Paz y esto aumento la crisis de la región.

Así pues, estos tres momentos, en la historia reciente del departamento dejan ver como la dinámica social va apoderándose de los espacios para legislar, espacios que fueron ocupados por años por los partidos tradicionales y gobiernos de turno que no le dieron la importancia al departamento que merece y lo han dejado sin obras importantes como, por ejemplo: la construcción de la represa de Brazo Seco; cuyos recursos se desviaron para Hidroituango,  somos el único departamento sin vía al mar y, la carretera al centro del país por oriente, la falta de recursos para investigación en la Universidad del Cauca y así podríamos en numerar más obras que adolece el departamento, así pues que los nuevos legisladores tiene la obligación moral de expresar la voz del Nuevo Cauca.