La Policía Metropolitana de Popayán y la Fiscalía Local 01 Brigada Contra Homicidios capturaron a tres personas por estar comprometidas en un plan para asesinar a una docente de la capital del Cauca, originado a raíz de una ruptura sentimental.

El resultado se dio cuando los funcionarios de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, establecieron, mediante la denuncia de una fuente humana, la intención de unas personas de asesinar a una profesora que labora en una institución educativa de la Ciudad.

A raíz de esta de situación, y con el fin de evitar esta agresión, los investigadores empezaron a trabajar bajo la coordinación de la Fiscalía para adelantar actividades de seguimiento, vigilancia permanente a la víctima, así como la interceptación de un abonado telefónico aportado por la fuente humana.

En medio de estas labores se estableció que efectivamente Ricardo Alfonso Zambrano Astudillo, alias Poca Luz, planeó y puso en marcha el plan poner fin a la existencia de la docente, con quien sostuvo una relación sentimental, pero la mujer optó por poner fin a la relación, a raíz de unas diferencias personales.

Ante esto, contactó a dos personas para que ejecutaran su macabra determinación, previo pago de 7 millones de pesos. Luego, el mismo determinador participó en las acciones delictivas, adelantando seguimientos a su ex pareja, como forma de facilitar el trabajo a los agresores.

Sin embargo, los investigadores empezaron a documentar los movimientos de estos sujetos, entre ellos captar en video la forma como uno de los agresores vigilaba a la víctima, aspecto que siempre comunicaban al autor intelectual.  También, la grabación de las interceptaciones que sostenían a raíz de este plan criminal.

Para salvaguardar la integridad de la profesora, los investigadores y la Fiscalía obtuvieron las órdenes de captura, que se materializaron cuando abordaron a Ricardo Alfonso Zambrano Astudillo, en Jamundí, Valle y a Richard Nixon Alvarado Rivera, alias el Brujo, y Alexander Caldón Gómez en los barrios San José de Popayán y José María Obando.

Al autor intelectual de este hecho delictivo se le imputó el delito de feminicidio agravado en grado de tentativa mientras que, a las dos personas, quienes recibieron dinero para acabar con la vida de la mujer, se les acusó del delito de homicidio tentado.  Todos, al final, fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario por parte del juez.