El impacto de la crisis humanitaria en Buenaventura convierte a Agua Clara en un pueblo fantasma

En medio de la creciente crisis humanitaria que azota al corregimiento de Aguaclara, ubicado en la zona rural del distrito de Buenaventura, sus calles hoy se ven desoladas después de que el 100% de su población se viera forzada a abandonar sus hogares. El Personero de Buenaventura, Edwin Patiño, ha encendido las alarmas al denunciar la crítica situación generada por enfrentamientos entre el ELN y disidencias de las Farc, que tomaron el control del corregimiento el pasado miércoles 13 de diciembre.

Desplazamiento masivo

La violencia desatada por estos grupos armados ha provocado el desplazamiento de la totalidad de los habitantes de Aguaclara. A pesar de la presencia del Ejército Nacional y el acompañamiento de la Personería de Defensoría del Pueblo, el temor persiste, marcando el éxodo de cientos de familias que ahora buscan refugio en veredas cercanas, sin garantías de seguridad.

Meridiano regional - noticias cauca - noticias colombia - lo mas leído - El impacto de la crisis humanitaria en Buenaventura convierte a Agua Clara en un pueblo fantasma

 Asesinatos y negligencia oficial

A pesar de la presencia militar, el panorama en Aguaclara continúa siendo sombrío. La reciente noticia del asesinato de tres miembros de la comunidad, cuyos cuerpos fueron enterrados y descubiertos días después por un grupo de habitantes   en avanzado estado de descomposición, pone de manifiesto la grave situación que enfrenta este corregimiento. La demora de las autoridades en realizar la exhumación ha suscitado críticas, subrayando la negligencia en la respuesta oficial.

Gobierno en silencio

A pesar de las reiteradas advertencias de la Defensoría del Pueblo, el Gobierno Nacional aún no ha emitido pronunciamiento alguno sobre la crisis humanitaria en Buenaventura. El Defensor del Pueblo de la regional Pacífico, David Torres, ha afirmado que se solicitó una intervención rápida del Gobierno ante la escalada de violencia en Aguaclara, pero hasta el momento, el silencio oficial predomina.

Desprotección y abandono Aguaclara, un territorio olvidado

Con más de 290 familias afectadas, Aguaclara hoy se encuentra abandonada, con sus habitantes dispersos en veredas cercanas o refugiándose en el casco urbano de Buenaventura. La falta de respuesta y protección gubernamental deja en evidencia la vulnerabilidad de este territorio, exponiendo una realidad que parece no merecer la atención debida por parte de las autoridades centrales. La comunidad espera ansiosa una acción urgente que mitigue la crisis que ha convertido a Aguaclara en un pueblo fantasma.

El impacto de la crisis humanitaria en Buenaventura convierte a Agua Clara en un pueblo fantasma

Regresar al sitio web para conocer más