Monita, la canina adoptada que se convirtió en el apoyo emocional de estudiantes

En un conmovedor acto de amor y protección hacia los animales, la Institución Educativa Ciudadela del Sur, ubicada en Armenia, celebró la graduación de sus nuevos bachilleres con la presencia especial de Mona, una perrita adoptada por la comunidad educativa.

Historia de adopción

Hace cuatro años, Mona y su compañero Negro llegaron al plantel educativo como perros callejeros. A pesar de los intentos iniciales por sacarlos del colegio, la comunidad educativa terminó acogiéndolos con cariño, ofreciéndoles protección  y un hogar cálido.

«Inicialmente tratamos de sacarlos porque no es un lugar apto para tener animales, pero con el paso del tiempo se ganaron el cariño de los alumnos y docentes, y terminamos adoptándolos», indicó el rector Jorge Adrián Osorio.

Terapia canina post pandemia

Durante el retorno a clases después de la pandemia, mona y negro se convirtieron en una especie de terapia para los alumnos. Recibían a sus compañeros, visitaban los salones y alegraban los días en la institución, brindando amor y compañía.

«Mona fue la compañera de todos durante este tiempo, por eso quisimos que ella acompañara a los estudiantes en el grado, ya que fue la que compartió de manera especial con los alumnos y con los profesores», detalló el rector.

Apoyo continuo de la comunidad

Hace aproximadamente un año, una persona cercana a la institución decidió llevar a mona y negro a su hogar para adoptarlos. Sin embargo, la comunidad educativa continúa apoyándolos económicamente para garantizar su bienestar.

Culminación en la graduación

El pasado fin de semana, mona participó en la ceremonia de graduación luciendo una toga y birrete. Recibió un homenaje y compartió la alegría con sus compañeros que culminaron un ciclo escolar. Más allá de la parte académica, los estudiantes aprendieron la importancia de convivir en armonía con otros seres, guiados por el respeto y el amor, conociendo de cerca la fidelidad de los animales.

Entretanto, Mona se convierte en un bachiller más en los corazones de la comunidad educativa y seguirá su carrera profesional como maestra en fidelidad, protección y cuidado de los alumnos, dejando una huella imborrable.

Monita, la canina adoptada que se convirtió en el apoyo emocional de estudiantes

Regresar al sitio web para conocer más