Ante un juez una Fiscalía Especializada delegada ante el Gaula de la Policía imputó cargos en contra de Andrés Felipe Marín Silva, alias Pipe, como presunto autor responsable de los delitos de concierto para delinquir en concurso material heterogéneo con 49 homicidios agravados, ocurridos en 7 municipios, algunos en Cauca.

De acuerdo a la Fiscalía, Marín Silva es, supuestamente, el jefe de sicarios de la banda delincuencial La Inmaculada, y los homicidios que habría cometido ocurrieron entre el 8 de enero de 2011 y el 12 de abril de 2017 en los municipios de Tuluá, Buga, Trujillo, en el Valle; Armenia, La Tebaida, y Montenegro en Quindío; y en la ciudad de Popayán, Cauca.

En los crímenes fueron asesinadas 6 mujeres y 42 hombres, entre ellos el guardián del INPEC de la cárcel de Tuluá, Eddinson Montenegro Cardona.

Asimismo, el ente investigador le imputó a Andrés Felipe Marín tres tentativas de homicidio y lesiones personales dolosas.

De esta manera, la Fiscalía logró esclarecer 45 procesos por homicidio, los cuales en su mayoría estaban archivados, sin que se hubieran podido establecer los móviles y autores de los mismos.

A Marín Silva, alias Pipe, la Fiscalía Seccional también le había imputados otros delitos en 2015 y 2016, por los cuales un juez penal le impuso medida de aseguramiento, consistente en detención preventiva en establecimiento carcelario, decisión judicial que sigue vigente.