En el Resguardo de San Andrés de Pisimbalá, municipio de Inzá, al oriente del Cauca, las autoridades indígenas castigaron a tres individuos que fueron sorprendidos transportando 198 kilogramos de marihuana.

En el marco de su Jurisdicción Especial Indígena, las comunidades aplicaron el remedio con cepo y fuete a los tres sujetos que movilizaban el cargamento por dicho territorio. Posteriormente la sustancia fue destruida.

En el proceso también fue detenido un vehículo en el que se transportaba la marihuana, procedente del municipio de Toribío, al norte del Departamento, con destino a Palermo, Huila, y posteriormente a Bogotá.